Skip to content Skip to navigation

Anorexia mental

Puede parecer a simple vista que el tema de la obesidad no tiene nada que ver con el teletrabajo, pero puedo asegurar lo contrario. Si hay un gremio al que afecta especialmente este problema tan serio es al nuestro. Pasarse diez o más horas diarias sentado frente al ordenador no ayuda mucho a quemar calorías. Esto se nota especialmente cada vez que nos reunimos con cualquier excusa.

Está claro que los implicados lo admitimos, faltaría más, pero de ahí a sufrir persecución incluso institucional hay un gran paso. No es normal esa fijación de algunas personas por el aspecto físico. No es normal que sea secundado desde la más altas instancias, pero sobre todo, no es normal que se preocupen tanto por la salud física y tan poco por la salud mental.

Puestos a hablar de problemas de obesidad y de su antónimo la anorexia, en aspectos mentales hay mas de uno que debiera hacérselo mirar. Parece que uno se debe avergonzar de no tener unos abdominales prominentes, pero da igual que no sepa enviar un correo electrónico o haga meses que no coge un libro.

No voy a reivindicar el mito del buen humor de los gordos, porque muchas veces tengo un humor de perros, pero lo cierto es que me identifico más con el perfil de gordo, sobre todo, en el aspecto de vivir y dejar vivir.