Skip to content Skip to navigation

Prepara tu entrevista

Hemos pasado el primer filtro (el CV), nos han llamado para nuestra primera entrevista con la empresa, y ahora qué:
Son muchas las cosas que tenemos que tener en cuenta para que el entrevistador se fije en tí puesto que ya ha visto nuestra formación y nuestra experiencia, pero ahora tenemos que defenderla, y no sólo va a analizar eso, sino nuestra actitud, aptitudes o habilidades y la impresión que le causemos.

  • Tenemos que informarnos sobre la empresa que ha ofertado el puesto, conocer su cultura, su política de empresa, puesto que eso nos dará información sobre qué valores son importantes para ellos y podremos ver cuales son los que se ajustan a los tuyos para después destacarlos en la entrevista.

  • Revisa bien todo tu currículum. Tendrás que defender cada cosa que indicas en él. Prepárate las posibles respuestas a dar de cada función que hayas realizado en los distintos trabajos, motivo de baja en cada empresa, formación realizada, qué has hecho en cada espacio de tiempo sin trabajo, etc.

  • La primera imagen cuenta, cuida los detalles. Da igual el puesto al que optes, cuida tu imagen personal, es tu primera carta de presentación. Lleva traje a aquellas ofertas de trabajo en las que sabes que después trabajarás con el. Y viceversa, no te presentes a una entrevista de trabajo para repartidor con traje, puesto que no te tomarán en serio. Hasta los detalles más pequeños pueden hablar de ti (en el caso de las mujeres, el ir bien arreglada, pero llevar las uñas pintadas pero desconchadas da imagen de descuido...: "quiere aparentar ... pero en realidad es bastante descuidada y posiblemente desorganizada").

  • Lleva un CV impreso a la entrevista, puede que el que tenga el entrevistador lo haya sacado de una red social o bolsa de empleo donde lo enviaste (la estructura de estos CV no es buena y suelen ser incompletos), puede que la persona que te llamara para citarte a la entrevista se le pasara comentarte que llevaras uno. Al entregárselo tu, denota iniciativa, organización y cuidado por los detalles.

  • La educación  y las buenas maneras son fundamentales: desde el primer momento en el que pasas a la empresa cuida el saludo, tu manera de hablar y tus gestos. No creas que por no estar delante el entrevistador y hablar primero con la recepcionista no se va a enterar de cómo te has comportado (he tenido el caso de algún candidato de ser muy educado conmigo y después venir la persona de recepción comentándome el mal comportamiento que ha tenido esa persona cuando estaba esperando... por supuesto: descartado). Procupa dar sensación de seguridad en tí mismo, no cruces los brazos (manifiesta inseguridad y desconfianza por tu parte), no bajes la mirada, mantente erguido mirando a los ojos del entrevistador, da las gracias por la oportunidad de entrevista al finalizar la misma.

  • Nunca exageres tus habilidades o experiencia, puesto que si no son verdad, no podrás fingir siempre y cuando te incorpores está el periodo de prueba...

  • Conoce cuáles son tus puntos fuertes y destácalos, si no te preguntan por ellos, haz por sacarlos durante la conversación que mantengais. También te preguntarán por tu puntos débiles. No pasa nada, puedes comentarlos, pero es bueno que aportes que éstos te han ayudado a mejorar en "..." y que estas haciendo "..." por mejorarlos. Ahora, procura enumerar más puntos fuertes, que débiles, sino malo: en este caso darás la imagen de negatividad y de no ser un buen candidato.

  • Nunca preguntes en la primera entrevista por el salario u otras condiciones como vacaciones, condiciones de contrato, eso déjalo para la entrevista final. Lo primero que tiene que ver el entrevistador es que te interesa la empresa y el puesto ofertado, y para ello pregunta por detalles de la empresa o por las funciones que vas a realizar.

  • Preparar las posibles preguntas que te puedan hacer te garantizará cometer menos errores. Muchas veces los nervios nos juegan malas pasadas, puesto que la entrevista es un momento de tensión, en el cual, podemos no expresar bien lo que realmente queremos decir. Puede que no expliquemos correctamente nuestras funciones, habilidades, etc, lo cual hace que al salir de la entrevista nos digamos: "al final no he dicho esto que es importante", "creo que según lo he dicho ha dado la sensación que esto no lo se hacer", "si hubiera contestado de esta manera...". Tenemos media hora  (más o menos) para concentrar toda nuestra vida laboral y eso, significa sólo una oportunidad para pasar a la fase siguiente o para conseguir un trabajo, con lo cual cuanto más claro y preparado lo llevemos más probabilidad de exíto tendremos.

  • Puntualidad ante todo. Es preferible que llegues cinco o diez minutos antes y que entrevistador sepa que ya estás allí, a que él te esté esperando. En ese caso, algunos entrevistadores ni siquiera te recibirán. Si por un motivo muy justificado vas a llegar tarde (llevas una hora en la carretera por un accidente), con antelación a la hora citada, llama a la empresa y comenta lo que te ocurre. Y por su puesto, no vale que como hay diez minutos al sitio de entrevista salgo esos diez minutos antes. Prevee, los posibles inconvenientes y por tanto acude con mucha antelación, para que el llamar por un imprevisto sea la última opción.