Skip to content Skip to navigation

No te vengas a Alemania, Pepe

Anes de hacer la maletaLas cifras de inmigrantes españoles en Alemania se asemejan a las de hace 40 años, pero a diferencia de entonces, el resultado no es el mismo.

La desesperación por la falta de empleo en España hace que muchas personas inicien una aventura arriesgada tras el canto de sirenas que oímos a diario sobre el pleno empleo en Alemania. Cuestión que pasa por la solución de los minijobs, trabajos precarios permitidos por la no existencia de un salario mínimo, y que son admitidos como mal menor por los trabajadores, que prefieren tener eso que nada. Lo que permite a la derecha española abogar por la supresión del salario mínimo en España, seguramente como antesala de la subasta de empleos al menor postor.

Lo cierto es que cincuenta mil españoles se fueron a Alemania en 2012, pero no todos encontraron trabajo, o al menos, uno que les permitiese mantenerse; dos tercios de los llegados se volvieron a España en menos de un año.

Hay cuestiones a tener en cuenta antes de iniciar la aventura, la principal el idioma. Ni siquiera vale el inglés. Hay que saber alemán y además, ser especialista de los solicitados en las demandas de empleo. Desde luego, irse con un contrato firmado y asegurarse de no caer en las redes de timadores que ofrecen falsos trabajos a cambio de una cantidad de dinero. Hay que avisar de que nadie que quiera ofrecer un trabajo va a cobrar por ello.

Para quien quiera conocer la realidad que han encontrado muchos españoles en Alemania, recomendamos este artículo