Skip to content Skip to navigation

El teletrabajo de nuevo a estudio

Los empleados que son capaces de trabajar desde casa son más productivos que sus colegas de oficina porque están menos distraídos. Además, están agradecidos por la flexibilidad y el tiempo que se ahorran en desplazamientos.

Estos hallazgos, de la London School of Economics and Political Science, apoyan un movimiento general hacia las prácticas de trabajo más flexibles en el Reino Unido, aunque el sector privado va a la zaga en este aspecto.

Éste estudio pasaría totalmente desapercibido si no fuese porque aparece en un momento en que algunas empresas que se habían inclinado por el teletrabajo han decidido suspenderlo, no porque tengan pruebas de baja productividad, sino más bien, porque se ven incapaces de establecer adecuadamente un trabajo por objetivos.

Pero no para todos los empresarios es válida esa excusa, para otros, el hecho de ver la oficina vacía de gente hace que se sientan menos “jefes” ya que no tienen a quien mandar. Da igual que la gente esté perdiendo el tiempo en la oficina, por lo menos los tengo controlados -me decía un empresario que presume de moderno-. Y es que claro, si no tienes las mesas llenas es más difícil presumir con las visitas. Por cierto, no he visto nada más ridículo que pasear a alguien por una oficina llena de gente trabajando. Uno comprende cómo se sienten las fieras en un zoo.

Volviendo a las conclusiones del estudio debo decir que me han parecido sorprendentes, no tanto por los resultados, como por el hecho de que se realicen y publiquen. Creía que el teletrabajo había dejado de ser noticia. Personalmente llevo años sin escribir al respecto porque pensaba que se había naturalizado tanto que formaba parte del tejido laboral normal.

Visito empresas en las que las mesas están vacías. Me comentan que solo es obligatorio acudir un día en semana a la oficina, el resto puedes trabajar desde casa.

Ni siquiera agravio comparativo -como esgrimen algunos empresarios-, ya sabemos que no todos los trabajos se pueden hacer a distancia.

Por último destacar del estudio un aspecto que resaltábamos hace muchos años, cuando recorríamos España hablando de las ventajas e inconvenientes del teletrabajo. Sólo se puede ejercer de forma voluntaria, y eso no solo obedece al capricho del trabajador; muchas veces hay problemas de infraestructura porque aunque parezca mentira, estamos muy lejos de tener una cobertura de Internet que permita el teletrabajo conectado desde cualquier punto de la geografía española, y mucho más complicado en Latinoamérica en cuanto te alejas un poco de los grandes núcleos urbanos.